Lidiar con la rebeldía de tus hijos
Lidiar con la rebeldía de tus hijos

La conducta rebelde y desafiante de los jóvenes es una manera de poner a prueba los límites impuestos a lo largo del proceso de formación. Aunque esto resulta muy difícil para los padres, oponerse a los esquemas les permite a los jóvenes ir en busca de su propia identidad, basada en la adquisición de independencia y autonomía.
También, en muchos casos, los adolescentes deciden actuar en contra de las normas, por la presión de otros que los llevan a pasar por alto la autoridad de los padres como una forma de ganar aceptación entre sus pares.

Este es uno de los aspectos que más afecta a los padres y muchas de estas actitudes son causa de preocupación y angustia, además porque la transgresión a los límites, con frecuencia termina expresándose a través de sentencias provocadoras, frases hirientes, reacciones fuertes, agresivas y rupturas en la comunicación.

Algunos padres responden con una actitud autoritaria, que aunque tiene la intención de poner al joven en su lugar, puede generar más rebeldía y oposición de su parte. En general, el adolescente no es rebelde por molestar a los padres sino porque dicha actitud hace parte del tiempo complejo que está viviendo. Los padres, a menudo piensan que tienen que poner su posición por encima de todo, que parte de educar a los hijos es no dejar pasar nada. Esto puede llevar a un mayor desgaste, por lo que lo más sensato es elegir inteligentemente que batallas dar para preservar la relación y ayudar a nuestros hijos en el momento en que lo necesiten.

Otros por el contrario, se dejan intimidar por este comportamiento de sus hijos, y terminan dándose por vencidos, ceden a las peticiones de los jóvenes, aunque sean absurdas, propiciando un permanente chantaje que menoscaba la autoridad y el respeto.

Ambas posturas se ubican en los extremos y además de poco útiles, terminan actuando en contra de padres e hijos. ¿Qué podemos hacer como padres?

Evaluar el contexto

Cuando un joven quebranta las normas, es muy importante identificar en qué condiciones sucede. Si es una conducta frecuente, si es un hecho aislado. Si responde a una manera ‘normal’ de expresar rebeldía. Muchas veces son reacciones a eventos que lo afectan emocionalmente como problemas familiares, en el colegio o con los amigos. Abordar este tema con buena información permite dar pasos más seguros en su manejo.

Medir las decisiones

Como este es un tema que angustia mucho a los padres, es preciso actuar con calma y ‘cabeza fría’, para determinar las acciones a seguir.

Es importante lograr el equilibrio. Este va desde revisar las normas existentes, para que atiendan a la nueva realidad del joven, pero que al mismo tiempo promuevan los valores familiares, por ejemplo de responsabilidad, respeto y consideración por otros. Igualmente, las normas claras, firmes y con consecuencias definidas, que pueden generar objeciones pero que si se mantienen el joven termina entendiendo que no son negociables.

Tener una perspectiva realista

Es cierto que transgredir las normas establecidas puede estar asociado a temas mayores como el abuso del alcohol, andar con malas amistades, uso de drogas, matoneo o manejo inadecuado de las redes sociales, pero no siempre ocurre así. No todas son indicios de que anda en malos pasos o que toda su vida está en desorden. Calcular los riesgos reales que trae consigo dicha conducta, es clave a la hora de evaluar que tan grave es este comportamiento.

¿Cómo corregir?

Existen muchas formas contundentes de hacer entrar en razón a un joven cuando está actuando de manera inadecuada. Escuchar con tranquilidad sus argumentos, recordar con precisión, oportunidad y firmeza cuáles son las reglas, sin gritar ni dejarse llevar por las emociones del momento. No quedarse en la crítica. Darle la posibilidad de que repare sus errores y expresar reconocimiento si cumple con las normas.

Identificar y cuestionar mandatos

Con frecuencia la rebeldía persistente de los jóvenes exaspera a los padres y manejarla lleva a sentir impotencia e incapacidad. En esta etapa los hijos necesitan que sus padres asuman su papel para que los guíen y les pongan límites. La parálisis es la peor opción. En estas circunstancias son importantes las redes de apoyo y buscar información para entender que otros pasan por lo mismo.

Acciones que están contraindicadas

  • - Los gritos.
  • - Los discursos largos y moralistas.
  • - Los discursos largos y moralistas.
  • - Regañarlos y reprenderlos permanentemente y peor en público.
  • - Insultarlos y humillarlos.
  • - Tratarlos con agresividad.
  • - Dejar de hablarles por largos períodos.
  • - Mostrar despreocupación por él como persona.